Reposición de aguas subterráneas

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

Las aguas subterráneas, nivel freático y los acuíferos hacen referencia al agua contenida en el suelo y las rocas por debajo del nivel del terreno. Comprender en qué se diferencian dichos términos sirve de ayuda para apreciar el modo en que el agua que observamos en la superficie de los humedales está inherentemente vinculada a los procesos que se desarrollan bajo esa superficie, lo que afecta potencialmente a las vidas y los medios de sustento del ser humano.

El nivel freático es el nivel por debajo del cual el suelo y las rocas están permanentemente mojados o saturados. La profundidad del nivel freático bajo la superficie del terreno suele variar, elevándose y reduciéndose en función de las precipitaciones estacionales o el caudal de agua extraído por las personas para el consumo o el regadío. El agua que se encuentra por debajo del nivel freático se denomina agua subterránea.

Acuífero es el nombre que se da a una zona definida de roca o sedimento que contiene abundante agua subterránea en sus poros, hendiduras o fisuras. Los acuíferos se pueden considerar vastos repositorios naturales donde se almacena agua subterránea. El agua subterránea contenida en los acuíferos representa el 95% del agua dulce disponible en el planeta y es la fuente de agua potable de casi un tercio de la población mundial.

A menudo se piensa que los humedales actúan como esponjas naturales, absorbiendo las precipitaciones y filtrándolas posteriormente hacia el interior del suelo. En realidad, la relación entre las aguas subterráneas y los humedales es bastante más complicada. Algunos humedales pueden no tener ningún contacto con las aguas subterráneas; por ejemplo, un lago que se ha formado sobre un suelo impermeable de arcilla, mientras que otros deben directamente su existencia al agua subterránea que vuelve a la superficie, ya sea por manantiales o bien por zonas de filtración más generales.

Otros humedales descansan sobre sedimentos permeables ubicados por encima de acuíferos. En este caso, el agua del humedal puede filtrarse a través del suelo y las rocas hacia el acuífero, desempeñando un papel fundamental para mantenerlo lleno de agua o recargado; de modo que el agua subterránea continúa estando a disposición de los demás ecosistemas y el consumo humano. Finalmente, algunos humedales pueden actuar como zonas de recarga de las aguas subterráneas cuando el nivel freático está bajo, y como zonas de descarga de las aguas subterráneas cuando dicho nivel está alto.

Así se evidencia la importancia de las relaciones entre las aguas subterráneas y los humedales (tanto en la superficie del suelo como debajo de ella) y ha elaborado orientaciones sobre el manejo de las aguas subterráneas en relación con los humedales.

Aparte del papel de apoyo de la pesca, la agricultura y la silvicultura que desempeñan los humedales del Área de Conservación Tortuguero, desempeñan otro muy distinto de recarga de los acuíferos que sirven de apoyo ante la eventual disminución de la lluvia a la producción agrícola y el consumo humano.

Actualmente, nos enfrentamos a un grave problema de recursos de aguas subterráneas debido a la sobreexplotación de los acuíferos, ha ocurrido un drástico descenso en los niveles del agua subterránea, provocado principalmente por el rápido aumento del bombeo no reglamentado de aguas subterráneas. No solamente esto ha provocado tensiones entre los usuarios del agua, sino que también ha provocado la desaparición de humedales, antiguamente alimentados con el agua de los manantiales, que solían dar sustento a una rica biodiversidad.

A escala mundial, los déficits de agua subterránea suponen en la actualidad problemas importantes en muchos países, lo que aumenta los temores en relación con los suministros de agua potable y la seguridad alimentaria, así como con el bienestar de los ecosistemas de humedales y los medios de sustento de las personas, plantas y animales que dependen de ellos.

 

Resumiendo

S El agua que vemos en los humedales que se encuentran sobre la superficie de la Tierra, como los pantanos, lagos y arroyos, es solamente una parte del ciclo hidrológico, que también incluye el agua atmosférica (nubes y precipitaciones de agua y nieve) y el agua subterránea (agua que se encuentra en el suelo y las rocas bajo la superficie del suelo).

S Muchos humedales están directamente relacionados con el agua subterránea y desempeñan un papel esencial en la regulación de la cantidad y calidad del agua subterránea, que a menudo es una fuente importante de agua para beber y regar los campos.

S La extracción no sostenible de agua subterránea para el consumo humano supone una amenaza para la mismísima existencia de algunos humedales –e imprudentemente pone en peligro a las comunidades que dependen de esa agua para su consumo doméstico diario.

 

Biol. Ana María Monge Ortiz

 

Fuente: Modificado de Ramsar.

Comente este artículo